El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Últimas Noticias

Liga local 29/08/1911

“Todo fue un verso”

Tras perder el domingo ante Sirio de local, la CD de Racing echó a Rolando Ceballos del cargo de DT, y asumió nuevamente Ricardo Becerro, el entrenador que justamente Rolo reemplazó 10 fechas atrás. Por eso, en diálogo con La Gloria o Devoto, el ahora ex coach del “Bohemio” habló sin pelos en la lengua y contó los detalles de su despido. Igualmente, el joven adiestrador táctico hace autocrítica, y aduce que les faltó acompañar la carga laboral que le imprimieron al plantel, con una dosis de fortuna. 

Luego de perder el domingo pasado frente a Sirio Libanés en el Carlos Morales, la CD de Racing echó a Rolando Ceballos del cargo de DT: “Sabiendo como uno siente el fútbol estoy indignado, con mucha bronca”, arrancó, y después continuó: “Por el tema de resultados era lo lógico, pero no era lo que se había hablado, no era para lo que habíamos ido y creo que estábamos haciendo un lindo proyecto con los chicos. Ya debutaron varios. Noté que todo fue un verso y a uno le da bronca porque yo llegué sin herramientas, el técnico anterior dejó un equipo con 3 ó 4 referentes expulsados y entonces hicimos hincapié en los chicos, en cómo manejarse en un vestuario, tratar de cambiar la cabeza y hacer un club serio. Se ve que eso se maneja mal y se deja a un costado”.

Y mayor ira despierta en Rolo, observar que el nuevo entrenador será Ricardo Becerro, a quien justamente él reemplazó hace 10 fechas atrás: “Darme cuenta que era todo un verso lo anterior porque cuando yo llego al técnico saliente lo terminaron matando y ahora lo fueron a buscar y me parece perfecto que tenga su oportunidad en Racing, lo que sí no me parece bien ir a buscarlo como el salvador después que lo mataron y más como es la liga de Pergamino. Todavía teníamos chances de poder salvarnos. Esto deja en evidencia que si se salva Racing el técnico es un genio y yo un desastre y si Racing desciende es culpa mía. Si no me tendría que haber quedado como me dijeron, me parece que fue injusto el despido y más que estábamos haciendo las cosas bien con muy poca suerte”, tiró.

Para Ceballos, hubo diferencias entre los objetivos y los hechos de parte de la dirigencia: “Ayer me hablaron de proyecto en inferiores y ni había profesores que vayan con la carpeta a tomar asistencia. Después los chicos de inferiores me dijeron que los disculpen si no salían jugando porque ellos pateaban para arriba porque tenían un 9 rápido. Me parece una mentira lo del proyecto y hay cosas de gente que se maneja en el profesionalismo que lo trasladan a Pergamino. Se trae lo peor de otro nivel y no tendría que haber problema con los procesos, tendrían que llegar a fin de año. Hay que quede demostrado que si el técnico labura o no labura y después entramos en esa locura que creemos que somos Barcelona y miramos al interior y hay miles de falencias, en varios pueblos ha pasado y no dan lugar a mejorarlo”, manifestó.

Sin embargo, el ex Deportivo Acevedo hace mea culpa: “La autocrítica es estar indignado porque no saqué resultados, porque después laburar como se laburó. Hay 6 personas de cuerpo técnico para tres categorías, contratamos ayudantes de campo, preparador de arqueros, técnico en inferiores. Uno al no ser del riñón del club puede ser autocrítico y cuando se hacen cosas mal del otro lado tendría que haber autocrítica también”, indicó.

Sobre las causas del despido, Rolando las enumeró: “Hubo dos factores, uno que no soy del riñón del club y me lo hicieron saber todo el tiempo salvo contadas excepciones. No están acostumbrados que a la gente se le inculquen cosas y no era difícil, eran chicos que entrenan, inferiores que entrenan en serio cosas que no estaban acostumbrados, que hicieron que varios jugadores se vayan, que no acepten eso porque iban a un entrenamiento y jugaban. Noto que el cambio era muy profundo y no aceptaron salvo los jugadores que bancaron hasta el último día, en una situación que no estaban acostumbrados porque llegamos cuando estaban terceros y nos fuimos sextos. Pero esos son los factores que influyeron en eso”, señaló.

Fuera de este episodio, el joven adiestrador táctico ya mira nuevas metas: "Quiero una revancha, vivo del desafío y es el impulso que tanto el jugador como el técnico o dirigencia, o como el hincha, el desafío es lo que más me motiva y uno depende que lo llamen y le den otra oportunidad”, cerró.