El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Últimas Noticias

Federal A 11/09/20

“Si no hay sanción, elegimos no jugar”

El presidente y DT de Sol de Mayo en el último Federal A, Adán Valdebenito, conversó con la Gloria o Devoto y habló sin cassette. Para el ahora ex entrenador no fue una carga cumplir las dos funciones, sino que es una fórmula que les generó éxitos deportivos. Sin embargo, quien también fue jugador de la institución de Viedma dio un paso al costado y estará de AC de Luís Murúa. Además, el rionegrino de 54 años opinó que si las condiciones sanitarias lo permiten, los ascensos a la Primera Nacional lo deben definir entre los mejores 6 del campeonato finalizado, y confesó con total sinceridad que si AFA decide que jueguen todos los equipos y no les aplica castigo alguno, optarán por no participar en este 2020. 

Adán Valdebenito es una marca registrada en el ascenso del país por una particularidad. Sin embargo, hoy de fútbol se habla poco debido a la pandemia, más en su Viedma: “Vienen levantando en relación a la población que tenemos. Estamos en los 160-170 casos. Es una cifra importante y esto se multiplica día a día y semana a semana”, empezó el protagonista acerca de la situación del coronavirus en su localidad.

Lo llamativo en la vida del oriundo de Lamarque es que fue hasta el último Federal A DT y presidente de Sol de Mayo: “No es una carga para mí, sino que es algo que uno está habituado a hacer porque en el interior en muchos clubes tenés que hacer de Paturuzú, tirar el centro e ir a cabecear, hay que hacer múltiples funciones. Yo la vengo realizando hace un tiempo largo, ahora tiene un poco más de trascendencia porque uno está en una categoría profesional y que recorre el país, pero para nada me cuesta. Tenemos organizadas las disciplinas del club y el día a día hace que uno le pueda dedicar tiempo al fútbol”, explicó, y luego amplió: “Soy el principal objetivo y autocrítico, y no me gusta mentirme. Entonces soy el que menos daño le quiero hacer al club. Soy el primero en darme cuenta si tengo que dar un paso al costado, de hecho lo doy en otras cosas. Siempre hay alguien que sabe más que vos, es la realidad que tenemos los seres humanos. En las diferentes actividades todos tenemos un techo y sabemos a dónde llegar, el tema es darnos cuenta hasta donde podemos dar. En lo futbolístico soy un apasionado, hice todos los pasos, fui jugador, técnico, dirigente, me capacité, soy técnico nacional, hice distintos cursos. Hoy la capacitación no es como antes, en mis tiempos como jugador una jugada de pelota preparada la tenías que ir a ver a una cancha de Buenos Aires, pero hoy en día uno tiene inventiva, desarrollo, le gusta determinado juego, hay que leer, interiorizarse, preguntar. Uno logra con los mismos jugadores saber a qué jugar, los hago partícipes a ellos en el esquema, en la posición, porque uno tiene que buscar que el jugador se sienta cómodo para poder desarrollarse. En base a eso obtuvimos resultados y nos ha ido bien. Hoy llegó el momento de dar un paso al costado porque estoy abocado a otras tareas, que el tiempo no me lo permite. En su momento cuando hubo un cambio de técnico, asumí por una cuestión de conocimiento de grupo. Conformar un plantel no es de un día para el otro, de llevar los jugadores y cambiando técnicos, sino que es un entendimiento entre cuerpo técnico y jugadores y a qué querés jugar. Eso lleva tiempo, y a veces el tiempo te juega en contra por la necesidad de resultados”.

Esa sinceridad, también la posee al confesar que el parate del campeonato los benefició ya que terminaron en posición de perder la categoría: “Creo que sí. Repito, soy el más objetivo y autocrítico. Si bien estábamos mal, son procesos. Este equipo viene desde hace 3 años en pleno ascenso, porque el 90% es que el que logró ascender al Federal A, en el primer año hicimos un campañón, terminando en semifinales contra Alvarado, jugamos Copa Argentina y le ganamos a Central, y llega un momento en que el pico de los jugadores empieza a decaer, y no nos agarró en que 1 ó 2 andaban mal, sino que la mayoría andaba mal, son momentos de los jugadores. Pero nosotros en general, cuerpo técnico y jugadores teníamos plena confianza en que íbamos a zafar porque en cualquier otro equipo estarían todo peleados, jugadores, técnicos, utileros, y acá en cambio había buen ambiente. Íbamos a entrenar con alegría, confiando en que el domingo íbamos a revertir los resultados. Si seguía el torneo, teníamos plena fe en que en las 7 fechas que quedaban lo levantábamos. En el partido con Cipolletti que empatamos 1 a 1 nos hacen un gol de otro partido que lo hace Trecco (Nicolás), que si le doy 100 pelotas tira 99 arriba y justo esa la tuvo que clavar, pero a veces es la suerte. Créanme que a veces un equipo necesita suerte, comúnmente te hacen 1 ó 2 golazos por torneo y si ven los resúmenes, a nosotros nos hicieron 7-8. Es suerte, hay otras cosas, como la hemos hablado, errores, virtudes, que hicieron que no pudiéramos sostener el resultado. Si me preguntan si es justo el momento del parate, y…, digo que sí. Si no se desciende, digo que sí. Sino digo que esperen hasta la última fecha, que seguro que zafábamos, porque la confianza y el juego nuestro hacían que estemos ahí, empatando y para ganar en cualquier momento. Con el tiempo uno ve que es una medida acertadísima del Consejo Federal porque esto descomprime las economías que han quedado diezmadas en los clubes, y da cierta tranquilidad. Ojalá que el año que viene no empiecen todos ´ehh, no hay descensos, no hay motivación`. No muchachos, ¿cuándo jugás la liga local a qué jugás? A ser el campeón. Y acá es lo mismo porque ascensos va a haber. Dijeron que no va a haber descensos pero sí habrá ascensos, entonces todos van a querer ascender. Ahora en época de pandemia vamos a sacarnos un poco la careta. Todos quieren ascender, ¿quién no quiere ascender? ¿Quién no quiere participar? ¿Quién no quiere armar buenos equipos? Todo el mundo quiere eso. Los dirigentes tienen que sacarse la cruz de la espalda, y tienen que decir ´este año voy a armar un equipo competitivo en base a mi presupuesto`”, aseguró el ex jugador de la institución y de Deportivo Patagones.

Para Valdebenito, si las condiciones sanitarias lo permiten los cupos para subir a la Primera Nacional deben seguir una regla: “Depende el tiempo que quede. Si se puede jugar hasta enero, habría que ver cuándo se puede iniciar porque hay que sacar un mes, un mes y medio de entrenamiento para que los equipos vuelvan a tener rodaje oficial. Si es por el tiempo, solamente deben jugar de acuerdo a como estaba el primer reglamento con 6 de cada zona, hacer un hexagonal y que definan. Los demás para abajo, tenemos que ser respetuosos de las decisiones porque evidentemente las cosas no las hicimos tan bien, entonces el premio lo tienen que tener del sexto para arriba, y si hay tiempo. Sino deberían definir en un cuadrangular o lo que sea. Pero siempre jugando del sexto para arriba”, indicó.

Igualmente, este presente de incertidumbre también le otorga al papá de Fernando, jugador del plantel, analizar lo que consiguieron hasta acá: “Para nosotros, que estamos al frente de la Comisión Directiva y hemos ido pasito a pasito, remándola, llegamos a un nivel que teníamos en nuestra cabeza y nuestros objetivos, que era de pegar un salto de categoría. Hoy somos referentes dentro de la provincia junto con Cipolletti, otro club histórico, y somos referentes también de la Patagonia. Trabajamos para hoy tener ese reconocimiento pero obvio que uno no se conforma sino que pretende consolidarse en la categoría y el día de mañana estar peleando un ascenso”, expresó, y dejó en claro que colaborará con Luís Murúa, el nuevo coach: “Ya me nombró ayudante de campo oficial. Tengo 45 años con 100 pelotas metidas en la cabeza, ¿cómo no voy a estar dando una mano? Insisto, soy muy respetuoso de las decisiones y acciones de cada uno. Todas las decisiones van a pasar por él, uno sólo colaborará, soy muy respetuoso”.

Volviendo al tema principal, el rionegrino de 54 años mostró su sinceridad sobre si el Consejo Federal determina que deben volver a jugar todos los conjuntos de la divisional: “Estamos en una organización que la madre es AFA, si AFA nos dice que tenemos que jugar echaremos mano a lo que tenemos. La ventaja nuestra sobre el resto es que tenemos una base importante de jugadores que están en el medio, que son prácticamente 9 jugadores, echaremos mano a lo que tenemos, más algo local y nos asentaremos con eso. Pero si nos dan la libertad de decidir si jugamos o no, la opción es no jugar. Elegiríamos no jugar porque nos embarcaríamos en algo, entrar en una situación financiera, que con esta pandemia arrasó al mundo y al país, a los municipios y a los clubes, entonces no somos exentos a esta realidad, y la realidad nos indica que un viaje hoy, moviendo 30 jugadores, no tenemos que hablar menos de $200-300 mil. Y jugar sin público, donde no podemos recaudar nada para al menos salvar pagar los árbitros, lo veo muy deficitario. Cada uno está en sus finanzas, y cada club tira agua para su molino. De la mejor manera, AFA deberá encontrar qué es lo más equitativo para todos y nosotros acataremos eso. Si nos dice que no hay sanción, la idea es no jugar y empezar el año calendario que calculo que en febrero se estará largando el torneo, prepararnos para el año que viene y tratar de armar un equipo competitivo”, tiró.

No obstante, a Adán sí le gustaría comenzar a practicar aún sin tener competencia oficial, a pesar de la dificultades: “Habrá que ver la próxima reunión, en la que se pondrá fecha probable de entrenamientos, y habrá que ver cómo está la situación de la pandemia en las provincias, porque es muy fácil programar, decir, pero coincido con que tenemos que tener un horizonte, que digan ´en tal fecha se puede empezar a entrenar`, pero hay que ver la situación porque cada provincia tiene su realidad y cada ciudad dentro de esa provincia tiene también su realidad. Hoy si viene un equipo de Pergamino a jugar a Viedma tiene que hacer una cuarentena de 15 días, no te dejan entrar. Hay otras ciudades que no te dicen nada. Mostrás el hisopado que estás limpio, sano, y entrás, pero acá no alcanza”, cerró.