El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: FEDERAL A

Homenaje a Juan Miguel Echecopar 30/30/1911

“Juan quería triunfar”

A 7 años del fallecimiento de una gloria del deporte pergaminense, como Echecopar, La Gloria o Devoto le rindió homenaje con una entrevista exclusiva e histórica, con dos de los hombres que más lo conocieron dentro del fútbol. Walter Dimattía, fiel colaborador, preparador físico y ayudante de campo, y Don Miguel Ubaldo Ignomiriello, quien lo llevó a Estudiantes de La Plata de muy joven, recordaron al ex jugador y entrenador de Douglas con alegría, donde contaron anécdotas y pormenores de la vida del volante que llevó la bandera de la ciudad por el país y el mundo. 

Parece que fue ayer, pero no. El tiempo pasa y el recuerdo cada día invade más. El 29 de marzo de 2012, Echecopar se marchó y una de las personas más cercanas en lo deportivo y en la vida, Walter Dimattía, lo pinta de cuerpo entero: “Cuando Juan vino yo tenía 18 años y tenía ganas de estudiar el fútbol. En esa época no se entrenaba si llovía y dejaba su auto estacionado en Scalabrini y salía caminando sin preguntar si se entrenaba o no, y marcó este camino. Lo que yo rescaté fue su entrega, su amor por Pergamino y Douglas, y el deseo que no se pudo cumplir, cuando subíamos a un avión y decía ´algún día vamos a jugar ahí`, cuando pasábamos por la cancha de River. Un tipo noble, solidario, amigo”, arrancó.

El DT, fue preparador físico y ayudante de campo de Juancito durante varios años en Douglas, y lo resalta: “Él, que había sido Campeón del Mundo daba el ejemplo siempre, como jugador y como técnico. Si había que bañarse con agua fría, se bañaba, siempre daba el ejemplo. Como jugador fue enorme y como técnico aún más grande. Fue parte del profesionalismo, jugábamos con Banfield, con Lanús, con Colón de Santa Fe y ganábamos y perdíamos. Nos llevó a ese nivel de competencia”, aseguró.

Pero de repente, en la charla aparece otra gloria, un tal Miguel Ubaldo Ignomiriello, que con sus 91 abriles rememora el momento en el que lo llevó a La Plata: “Yo incorporé a Juan en el año ´63 a préstamo, y después hice ampliación de ello. Era de Tráficos Old Boy´s cuando Estudiantes lo adquirió. Lo tuve en 6ta, en 5ta, en la 4ta campeona y en la Tercera y Reserva campeona, y ahí se notaba las condiciones que tenía”, señaló.

Para quien fue declarado ciudadano ilustre de la localidad de las diagonales, lo del volante ofensivo del Pincha fue más allá de lo que aconteció dentro del terreno: “En juveniles hay que ser observador tanto en las cualidades técnicas, física y personal. Juan tenía una condición personal, quería triunfar y llegar. Era todo esfuerzo lo de Juan lo que lo llevó a mejorar la parte técnica con el balón, pero sobre todo era esfuerzo puro. Cuando Estudiantes ganó la Copa en el ´66 eran 5000 socios, en una población de 300 mil habitantes, y uno de los denominados equipos chicos del país. Cuando es Campeón del Mundo en Manchester, en esa Final el promedio era de 24 años y 100% nacionales y 9 eran productos de las juveniles”, tiró.

Don Miguel fue el hacedor de la mejor campaña del rojinegro en la historia de la B Nacional-temporada 1989/90-, y aprovechó para explayarse: “Fue el mejor equipo. Aparte del equipo del ascenso donde se destacaba Giménez, el mejor equipo fue el campeonó en la primera rueda y luego salió tercero detrás de Huracán y Quilmes y nosotros teníamos 6 jugadores que estaban en 36 años. Mientras Huracán viajaban en avión y nosotros viajábamos en ómnibus y a veces jugábamos dos partidos en la misma semana durmiendo en los colectivos”, cerró.