El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: FEDERAL C

Unión Regional Amateur 30/01/21

“No nos queda otra que ganar”

El delantero de Regatas de San Nicolás, Juan Cruz Mendiburu, dialogó con La Gloria o Devoto en la antesala del choque con Juventud el domingo a las 18 en el Carlos Grondona, y fue crudo a la hora de hablar del único resultado que le sirve a su equipo en el afán de seguir con vida en el Regional Amateur. Para el nicoleño, jugar este tipo de campeonatos es una bendición y por eso desdramatiza la situación de presión que observó en el celeste en el partido de ida. Además, imaginó el encuentro, avisó que jugarán con la desesperación del rival, y palpitó que habrá varios goles en una tarde que seguramente será acompañada por la lluvia. 

Regatas de San Nicolás entró a esta versión del Regional Amateur con la idea de competir sin obligaciones. Sin embargo, de a poco se fue animando: “En la previa, más allá de la pandemia, y cuando se cortó en pleno torneo nos preparamos y creíamos que íbamos a ser los que íbamos de atrás. Después de jugar con Juventud y con Salto lamentamos no estar más arriba y se podía haber sumado algún punto más”, arrancó Juan Cruz Mendiburu, delantero del equipo, que el domingo visitará al celeste en el Carlos Grondona desde las 18: “Más desde lo anímico, porque jugamos hace un tiempo largo de una forma, sabemos bien lo que quiere el técnico, nos dieron dos campeonatos, ganamos la mitad de las copas que tiene Regatas. No nos queda otra que ganar, tal vez sea gastar las posibilidades el domingo y podemos empatar en la última para clasificar pero sí, tenemos que pensar en Juventud”.

Más allá que siempre pensaron en los de Antonetti como los grandes favoritos del grupo, luego de haberlos enfrentado en el debut, ahora el profe se anima a más: “Nosotros pensábamos de Juventud de otra forma antes del torneo y después de otra forma. Aunque haya sido raro porque le expulsan un jugador como es Sabedra con otro hombre más y dominamos el tiempo que quedaba y lamentamos no haberlo ganado. Bianchi sacó el tiro libre a lo último. En la previa era Juventud y se decía que se reforzaron bien y nosotros nos preparamos con chicos de la liga local y una vez que los enfrentamos sabemos que podemos hacer lo nuestro y podemos ir a ganar el partido”, manifestó.

Fuera del contexto actual, Mendiburu contó su otra profesión ligada a esta actividad: “Soy profe de Educación Física, me recibí en Rosario y volví a mi pueblo-reside en Sánchez-. Puse canchas acá de fútbol, se juega en todos lados pero no había nadie que los dirija a los chicos y arrancamos con mi primo hermano en Villa Ramallo, Ramallo pueblo y La Violeta y el lunes abrimos la quinta escuelita en Pérez Millán”, explicó.

Volviendo al compromiso del fin de semana, el delantero nicoleño se refirió a los perjuicios de los que se vienen quejando los de calle Pasaje Juramento: “Se sabe que el fútbol es un negocio y se juega por eso, por eso nos dedicamos más a lo futbolístico. Yo pienso en el fútbol más allá que ser jugador, por eso me vinculo más al fútbol infantil, son chiquitos y no tienen ni idea de todo eso. Hoy en día el fútbol que vivimos está muy sucio. Estas cosas te quitan las ganas, yo hablaba en el partido con Ramiro Jorge, que hablaba con el árbitro y hablaba con sus compañeros diciendo que está todo arreglado, que hay un equipo que va a ascender y bla, bla. Uno lucha por ascender y si no se dan por cuestiones extrafutbolísticas bueno, pero nosotros estamos agradecidos de poder participar, hablamos con los compañeros de eso y sabemos que hay cosas de por medio, mejores equipo. Nos podríamos quedar en nuestros trabajos pero jugamos al fútbol, lo que venga después tendrá que ver o no con ellos pero los puede dejar o no tranquilos”, indicó.

Acerca del compromiso, Juan Cruz no lo imagina cerrado: “Para mí va a ser un partido de varios goles. Si mete Juventud nos va a costar. Aunque jugamos con dos hombres más acá, nos fue muy difícil. Podemos llegar con alguna pelota parada, pero si nosotros metemos el primer gol, se viene la lluvia de goles. Jugar con esa desesperación de ellos nos puede servir a nosotros”, tiró, y agregó lo que puede inferir un terreno pesado: “No creo, porque el último partido del año pasado jugamos un partido con barro y uno no puede demostrar lo que trabaja. Es todo pelotazos, que pique mal la pelota, pero no se puede asegurar para quien va a ser, depende de la suerte en este caso”.