El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: PERGAMINENSES

Pergaminenses 01/04/2020

“Es triste ver que no anda nadie”

Ezequiel Zaldúa es otro de los pergaminenses que está en Italia. El centrodelantero, habló con La Gloria o Devoto y se mostró afligido por lo que atraviesa aquél país con la pandemia del Coronavirus. Al igual que en Argentina, en el Viejo Continente también están en cuarentena, y el ex Juventud y Argentino, que vive junto a sus esposa y su hijo recién nacido, dio detalles de cómo lleva adelante esta compleja situación a miles de kilómetros de distancia de su tierra. Además, el punta de 31 años se refirió a lo futbolístico, contó su presente en el Chiesanuova y confesó el sueño de jugar en Douglas, club del que es hincha él y toda su familia. 

A los 18 años comenzó la carrera de Ezequiel Zaldúa. Sin embargo, no fue en su ciudad el puntapié, sino que lo hizo en un Reality: “Venía de Atlas (La Otra Pasión) a Juventud para el torneo Argentino A. A los 20 volví a Pergamino y ahí arrancó toda esta locura del fútbol”, recordó, y continuó: “Siempre me tocó jugar en el ascenso y jugué 6 meses en Primera en Ecuador, que es el sueño de todo futbolista, pero siempre peleándola y extrañando la pelota en tiempos de Coronavirus”.

Después de recorrer lugares exóticos, el centrodelantero se encuentra en Italia, uno de los países más golpeado por la pandemia: “Estoy en Porto Recanati. Es una ciudad chica donde hay playa y montaña y es una ciudad concurrida. Es triste ver que no anda nadie. Uno sale a hacer las compras y parece la ciudad fantasma. Uno quiere que termine esto pero lamentablemente va a haber que esperar un tiempo más”, indicó.

Desde lo futbolístico, Zaldúa sigue creciendo: “Estoy en Chiesanuova, a 45 kilómetros de acá y 30 minutos en auto. Estoy radicado hace dos años y el año anterior estuve en Anconitana, donde supo jugar el ´cabezón` Ruggeri y en diciembre me cambié en el club y me quedé en Porto Recanati porque es una linda ciudad”, manifestó.

El ex Juventud y Argentino vive la cuarentena como cualquier otro, aunque goza de algo flamante que le hace olvidar los males: “La llegada de Ciro trajo mucha bendición a nuestras vidas y es un aliciente porque disfrutamos de él 24 por 7, como le digo a mi familia. Y más allá de lo feo de estar encerrado es lindo disfrutar cada momento con él”, aseguró.

Quien además vistió los colores de Defensores de Belgrano en la Primera C, intenta mirar el futuro e imagina que esta amenaza terminará rápido: “Uno no se da cuenta porque al vivirlo en el presente no piensa más allá pero cuando esto pase va a ser una gran anécdota para contar. Esperemos que no tan triste como se vive acá. Hoy me informé un poquito y acá en Italia se superaron los 100000 casos y más de 10000 muertos y es medio chocante”, señaló.

En la despedida, Ezequiel contó su plan en el futuro inmediato, no obstante dejaría todo por un llamado: “Siempre tengo esa misión de seguir creciendo, ir por más, que es lo que me caracteriza y me siento como si tuviera 24-25 años. Lo que me da fortaleza son las ganas. En Italia aprendí del fútbol y de la vida y siempre está la idea de volver a Argentina. Tengo la cuenta pendiente de ir a Douglas porque mi familia es hincha de Douglas y en 2017 estuve en contacto con Mauri Levato y Aranda y sabía que el club no estaba atravesando un buen momento pero con la familia decidimos quedarnos acá y me gustaría mucho vestir la de rojo y negro”, concluyó. 

Zaldúa en acción. Sueña con volver algún día y jugar en Douglas (Fotos: Ezequiel Zaldúa).