El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: PERGAMINENSES

Pergaminenses 04/02/21

“Es una causalidad y no una casualidad”

Platense ascendió a Primera División después de 22 años, y uno de los integrantes del equipo de Juan Manuel Llop, el pergaminense, Braian Lluy, pasó por los micrófonos de La Gloria o Devoto y se refirió al enorme logro que consiguió con el Calamar hace días en cancha de Newell´s frente a Estudiantes de Río Cuarto. El ex Racing de Avellaneda contó su alegría, pero también confesó los inconvenientes que tuvo para salir de Boca Unidos de Corrientes cuando recibió la oferta del conjunto de Vicente López. Ahora, Braco festeja en sus pagos con su familia, que sufrió y celebró junto a él, y el próximo lunes ya arrancará la pretemporada de cara a la Copa de la Liga Profesional. 

Braian Lluy coronó una temporada increíble al lograr el ascenso a Primera División el domingo pasado en cancha de Newell´s, tras vencer por penales a Estudiantes de Río Cuarto: “Cuando llegamos a Vicente López, la cantidad de gente que había era increíble. Nos sacaron la ropa y zafé que me sacaran la camiseta del partido. Negocié, esa camiseta es mía, ja”, arrancó la charla el protagonista, que arrancó la 19/20 jugando en Boca Unidos de Corrientes en la tercera categoría: “En 8  meses si no estás preparado de la cabeza, te liquida. De pasar de un Federal A a Primera. Era una decisión complicada, me quería volver porque mi mujer estaba embarazada y cuando me llaman de Platense al principio quería ser cordial, a mí me gusta terminar generalmente bien las relaciones, pero me terminé peleando con todo el mundo”.

Su salida del Aurirrojo en aquél momento no fue demasiado amable: “Fue una semana que hablé con el presidente y tuve que llegar a un extremo. Esta historia no la sabe nadie. Se metió un tipo ligado al club que me pidió plata por atrás para irme. Me dijo ´¿no hay 500 lucas para mí?` y le digo ´esto es simple, o me voy o se pudre`. Me debían 3 meses, me bajé el sueldo a la mitad, firmé la rescisión, me bajé el sueldo de Platense para poder llegar”, disparó el pergaminense de 31 años, que continuó el relato: “Yo tuve una semana en Corrientes ´heavy` de verdad. Podría mostrar las capturas de pantalla, tenían una forma de manejarse fea y te dicen ´no vas a jugar más al fútbol`, pero yo pensaba ´al club le da plata el gobernador y todo esto va a llegar acá de alguna forma`. Había llegado un punto que no tenía sentido, no estaba pidiendo una locura, Marini (Claudio) me dijo que me vaya, él se portó excelente conmigo”.

Por ese motivo, el ex Racing de Avellaneda siente por orgullo por la determinación: “Una de las mejores decisiones de mi vida fue haberme peleado para estar con posibilidades de jugar en Primera, terminamos peleando ahí arriba y ascendiendo”, aseguró, y sobre su llegada al Calamar, nunca pensó en mala suerte cuando inmediatamente arribado vino el parate: “Estaba tranquilo porque aparte venía del desorden, y a pesar de la pandemia acá te pagaban al día, no rompían los hue… para nada, te daban cierta tranquilidad y estás en tu casa solo y estás tranquilo, pero cuando empezás a entrenar y ya a ponerse a punto para jugar, empieza el dolor de panza de nuevo. Al principio no arrancaba el torneo y bueno, jugamos y de ahí para arriba”.

Ya metido de lleno en su nueva empresa, Lluy contó una intimidad del grupo que le tocó vivir: “Yo particularmente voy a contar algo. En la última fecha nos vamos a la charla en el ascensor después de ganarle a Rafaela y lo veo al presidente, Pablo Bianchini, y se le ponían los ojos colorados como cuando tenés ganas de llorar por lo que significa Platense para él. Le dije `quedate tranquilo, nosotros hoy ascendemos`, y me dijo ´enano, no jugués con mi corazón`. Le dije ´hacé un ejercicio, cuando bajes mirale la cara al técnico y al plantel`. Veías ese ambiente positivo, esa aura. Después la pegás con el resultado pero se percibía algo y si no era este año es el año que viene y veníamos haciendo las cosas muy bien y es una causalidad y no una casualidad, los veía bien a todos y fue un avance. Después en el vestuario me abrazaba y yo le decía ´espero que me hagas terrible contrato ahora, ja`”, manifestó.

En cuanto al cotejo de la consagración frente al “León”, Braco analizó que en algunos instantes no la pasaron del todo bien: “Si más vale, en el partido tenés momentos que tenés que sufrir porque en el primer tiempo teníamos claro que teníamos que convertir y que de alguna se iban a equivocar y poner dos delanteros rápidos. Estábamos a la expectativa en el segundo tiempo de otro tipo de cosas, no cometer ningún error porque cualquier error te deja afuera, tenés que cuidar el resultado, acomodarte, y eso no es fácil. Ellos lo ponen a Ortigoza en la mitad de la cancha, y el gordo la rompió toda el otro día, a ellos le anularon dos goles que estaban adelantados pero ya está, es parte del proceso que tenés que sufrir y los penales los entrenamos y entrenamos bien, incluso se nos cruzó perder la final por penales”, expresó.

Con la pelota ya detenida y los pies sobre la tierra, llegó el momento de mencionar a los que se les vinieron a la mente en la vuelta olímpica: “En mi familia que tengo acá, que es la parte, de mis amigos que tuvieron mandándome mensajes desde hace un mes todos los partidos. Es increíble, uno no se da cuenta de eso porque está tan metido en lo suyo que ves a los de al lado y me emocionó más eso que el post partido. Uno cree que sufre uno solo pero generalmente el que está afuera sufre igual o peor. Es increíble ver a mi vieja, mi viejo, mis hermanos, llorando, tuve una videollamada con uno de mis hermanos a la madrugada para que vea los festejos”, tiró el lateral derecho.

En la despedida, Braian se refirió a su futuro inmediato: “Otra vez a jugar a Primera, la idea es quedarme. Estoy muy cómodo, muy contento, no sólo por el ascenso. Es un club organizado que si pudiera me quedaría todo el tiempo posible porque me hicieron sentir como en mi casa”, explicó, y aclaró que sus vacaciones en sus pagos serán cortas: “Hasta el lunes que tengo que entrenar, parecía que nos daban la primera fecha para descansar pero nos dijeron que no. Hay que acomodar los contratos que se vencieron, los que vendrán, y hay que acomodar todo muy rápido”.

Después de tanto pelearla, el Calamar y Lluy vuelven a la máxima categoría (Fotos: Calamares en su Tinta).