El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: PERGAMINENSES

Se retiró el "bibi" González 24/06/21

“Me retiro del fútbol”

Después de pensarlo detenidamente, a los 40 años Gabriel Horacio González confirmó en La Gloria o Devoto su decisión de ponerle fin a su extensa y exitosísima carrera de jugador. El “Bibi”, que logró 6 ascensos, repasó su trayectoria, contó de los lugares que estuvo, y principalmente agradeció a todos por estar siempre a su lado. Hoy, radicado en San Juan, el ídolo de Douglas advierte que seguirá ligado a este deporte, pero de la línea de cal para afuera, y por eso ya empezó a capacitarse. 

La noticia no causó tanta sorpresa, pero sí sensaciones encontradas, entre ellas tristeza: “Decidí junto a mi familia darle cierre a una etapa linda de mi carrera, como el fútbol profesional. Voy a seguir jugando en una liga, pero sí me retiro del fútbol profesional. Me tomó mucho tiempo tomar esta decisión, ya tengo 40, en noviembre cumplo 41 pero me costó mucho ponerle punto final a mi carrera que fue larga, hermosa, 21 años jugando, fue impresionante. He podido vivir una vida de futbolista y voy a morir futbolista”, comenzó la charla Gabriel Horacio González, que agregó: “Uno siempre es muy agradecido, siempre fui agradecido a todos, no me olvido de los clubes que he pasado. Yo también tengo cariño por las personas y todos los distintos momentos que he pasado en los clubes. En la vida hay que ser agradecido y yo soy uno”.

Consultado sobre si en la determinación inclinó la balanza su ida del “Bohemio” sanjuanino, el oriundo de General Gelly no dudó: “Tuvo mucho que ver, yo quería jugar el último año y retirarme, tuve la suerte de conseguir el ascenso con Peñarol, tenía muy buena relación con el cuerpo técnico que luego se van del club. Llega Salvador Mónaco, un técnico que hace mucho no dirigía y trató de sacar a los más grandes y lo que podía influir en algunas cosas. Quería traer 25 jugadores que eran de él, me dolió porque yo quería jugar el último año y el mal manejo me bajoneó, no acá si no en muchos clubes, y dije ´yo ya no estoy más para estas cosas`. Quería jugar mi último partido en Pergamino, pero como están las cosas que no puede haber publico decidí no ir. Mi intención era retirarme con público”, tiró, y enseguida fue para el lado de los agradecimientos: “Principalmente a mi familia, mis viejos, mi hermano, ellos desde chico me acompañaron a todos lados, mucha gente de Douglas, saben que los aprecio mucho y que han hecho muchas cosas por mí. Hasta el día de hoy hablo y les agradezco muchísimo”.

Sacando Pergamino y Douglas, que fue su cuna futbolera, González respondió cuál fue el lugar donde más cómodo se sintió: “En varios clubes me dieron mucho cariño, en el caso de Huracán de Tres Arroyos, en Chile, en Peñarol, en Unión, he tenido buenos recuerdos en esta carrera”, señaló, y acerca de los títulos, los comparó: “Siempre me han dado cosas diferentes, sensaciones diferentes, el de Huracán fue mi primer ascenso. Toda mi vida soñé con jugar en Primera lo logré y después el de Peñarol porque fue mi último ascenso porque a los 39 pensé que no iba a tener otro”.

En un párrafo aparte, el “Bibi” habló del rojinegro : “Lo que pasa es que uno decidió de estar jugando en Primera a volver a jugar Federal B o Argentino B, era chocante por bajar tantas categorías, pero estaba convencido de que se podía cumplir ese objetivo. Hablé con Diego y con Mauri (Levato), el club lo necesitaba y por suerte se cumplió, que era lo que queríamos todos como hinchas. Eso nunca se olvida porque uno volvió para eso. Lo bueno de todo es que se logró y hoy lo puedo disfrutar muchísimo”, recordó, y al rato analizó los aspectos que considera que le faltaron: “Eh vivido cosas buenas, malas, lo que me faltó fue tomar buenas decisiones en su momento, como seguir en Primera. Uno eligió el cariño de la gente y la comodidad, elegí la comodidad sin importar el dinero. Podría haber ganado mucho más, en lo deportivo también era importante, pero no me arrepiento porque la he pasado bien y no me arrepiento de nada”.

La despedida de Gabriel es un “hasta luego”, ya que contó que estará de la línea de cal hacia afuera: “En mi caso, yo nací jugador y me voy a morir jugador, y siempre voy a estar en una cancha. Me estoy capacitando para ser técnico, voy a seguir, el fútbol es mi vida y voy a seguir estando en el fútbol”, avisó, y amplió: “Empezar de abajo, viendo si puedo ser ayudante de alguien porque no tengo la experiencia que requiere un cuerpo técnico. Después ser técnico, dirigente no y manager menos”, y para cerrar dejó un anhelo: “Sí, siempre la posibilidad está y es el deseo poder dirigir Douglas”.