El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: PERGAMINENSES

Se retiró Augusto Fernández 25/06/21

“Fue el mejor final que pude tener”

Augusto Fernández puso fin a su carrera como futbolista, y en La Gloria o Devoto, donde habló por primera vez tras el retiro, confesó que no sintió para nada el día D, y superó rápidamente la despedida de una actividad que le dio tantas satisfacciones. El pergaminense de 35 años, que disputó su último partido en esta temporada  con el Cádiz de España, no mostró tristeza ni melancolía por la decisión, y contó su nuevo emprendimiento dentro de este deporte, en el que posee una empresa de representación de jugadores. Además, el “Negro”, radicado en Madrid, repasó sus equipos, recordó sus mejores momentos en cuanto nivel, y se refirió a los entrenadores que más lo marcaron en su inmensa y descomunal carrera. 

Sorprendió a más de uno, pero no a su entorno: “Ya lo venía sintiendo pero sobre todo emocionalmente. Firmé con el Cádiz, fue como renovar un poco la ilusión de poder sentir el fútbol, ese nervio, ese entusiasmo. Traté de hacerlo, me brindé al máximo, pero no logré encontrar esa sensación, ese entusiasmo. Toda mi carrera fue el sentir, más sentir que pensar, y en este caso hice lo mismo. Ha ayudado la pandemia, jugar sin público era como jugar en un entrenamiento oficial, y todo eso logró el desgaste emocional, sentir que era lo mejor terminar una etapa en donde me siento orgulloso de todo lo hecho y como soy una persona de desafíos no le tenía miedo al final, porque sé que en todo final hay un nuevo comienzo, un nuevo principio. Obviamente costó, pero fue algo meditado”, arrancó su relato Augusto Fernández, que se retiró del fútbol, y amplió: “Lo que es fundamental es prepararte para el post retiro. El jugador generalmente siente en un determinado momento como a los 30 para retirarse y eso nunca lo sabés. Muchos esperan hasta el final de su carrera para ver qué hacer, o ver qué le gusta o qué poder hacer, por eso está bueno ir preparándose, ir capacitándose, cultivando, aprendiendo cosas nuevas siempre es mejor. El retiro lo empecé a valorar cuando volví de China, estuve por volver a Vélez pero para recuperar ese entusiasmo y cuando me llamaron de Cádiz fue por eso, por esa pasión que siente el hincha, porque el estadio está cerca de las tribunas, entonces me imaginaba otra situación en la que después por la pandemia se dio otra cosa”.

Esa determinación del pergaminense de 35 años, no fue de un día para el otro: “En China fue una etapa diferente, es algo que se hablaba y después cada cual toma la decisión en su momento. Yo creo que me siento un privilegiado de poder dejar el fútbol cuando yo quise y no retirarme hasta llegar al punto de no poder moverme. Decidí terminar en Primera División en España, en el fútbol de elite y respetado por todos. Fue el mejor final que pude tener”, aseguró, y explicó por qué no le costó en lo más mínimo el día D: “Siempre tuve claro lo que quería hacer después del fútbol, en qué me quería capacitar, qué quería aprender y qué es lo que quería hacer”.

Consultado sobre si mira hacia sus comienzos y repasa su enorme carrera, Fernández fue sincero: “No, porque mi forma de vivir es de ser todo el tiempo vertiginoso, todos los días tengo un objetivo nuevo, esa misma dinámica que para mí es una forma de vida me permite no mirar hacia atrás, pero sí me doy cuenta que todo pasa muy rápido, el fútbol es una burbuja que se termina rápido. Personalmente me quedo conforme de poder lograr el respeto en todos los lugares que estuve”, indicó, y rápidamente habló de lo que se viene en su vida: “Desde que me retiré ya estaba abriendo mi empresa de representación, siempre me gustó la gestión y me estoy preparando para eso. Ya como jugador estaba abriendo la empresa acá en Madrid, organizando la estructura que quería y estaba siguiendo a los chicos que me interesaban aun jugando. Ahora que me retiré sigo ligado a eso, me asocié a Walter Tamer y Federico Vitale, representantes de Javier (Mascherano) y al estar en la academia y tener su oficina en la empresa me uní a ellos y yo gestiono todo desde acá, desde la oficina de Madrid y estamos todo el tiempo ofreciendo jugadores y puedo usar todos los conocimientos que adquirí en el fútbol”.

Por ese motivo, el “Negro” avisó que no sufrió en absoluto el desarraigo de la actividad: “Al hacerlo desde antes, al estar preparándolo me di cuenta que me gustaba y no entré en ese bache de no hacer nada cuando me retiré”, señaló, y aclaró que en breve visitará su ciudad: “Tengo pensado ir, lo de la academia lleva un proyecto de hace 6 años, me sumé en el último año por el tema de llevar la gestión en Europa, y pienso ir para allá julio o agosto”.

En el epílogo, llegó el turno del balance de su trayectoria, y opinó de su momento de mayor nivel: “La etapa en Vélez fue mi mejor momento para dar el salto a Europa y en el Celta fueron años espectaculares. Me quedo con la etapa del Celta y el primer semestre en el Atlético Madrid, que juego todos los partidos, semifinal de Champions, Copa América, llegamos a la final. La lesión me frenó pero elijo 2011 en Vélez, 2015 en el Celta y 2016 en el Atlético”, manifestó, y por eso se siente orgulloso: “Sí, di lo máximo de mí. Tanto en el fútbol como en la vida uno tiene que hacer lo mejor, di lo que tuve al máximo y no me reprocho nada, esto era una etapa nada más, yo quería ser padre y que mi hijo me viera como padre, no como jugador. Mi hijo más grande ahora que ve videos va tomando noción de lo que he jugado”, tiró, y antes de irse apuntó a los entrenadores que más lo marcaron: “Difícil, lo pensé mucho. Tuve el privilegio de tener buenos técnicos, pero me quedo con Luís Enrique, Berizzo (Eduardo), Simeone (Diego) y Gareca (Ricardo), y de la Selección, Sabella (Alejandro)”.