El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: BUENOS AIRES

La muerte de Diego Maradona 27/11/20

“Es el ídolo popular más grande de la historia Argentina”

Sin exagerar, y dejando un rato de lado la mesura que lo caracteriza, Fernando Pacini expresó su sentimiento hacia Diego Maradona, con quien mantuvo una estrecha relación durante varios años. El periodista pergaminense, habló con La Gloria o Devoto y contó anécdotas increíbles del 10, que le tendió una mano tremenda en el arranque de su carrera en radio La Red, medio para el que cubrió el día a día de Boca en los ´90. Sin embargo, el oriundo de Guerrico forjó un vínculo de amistad con el astro, visitó su casa, compartió comidas, mates, charlas y comprobó lo difícil que fue vivir con semejante fama. Con su humildad y simpleza, el ex comentarista de Fútbol de Primera recordó a “Pelusa” tras su fallecimiento, con alegría y admiración. 

Fernando Pacini, como millones de argentinos, aún no salen de su asombro por la muerte de Diego Armando Maradona: “Lo que me pasó a mí es que estaba en mi casa, me llamó mi viejo y no sabía nada y cuando vi los portales dije ´ojalá sea una de esa noticias falsas que se dan`, y cuando recorrí los sitios me di cuenta que era verdad y que no estaba preparado para recibir semejante impacto. Con el pasar de las horas fui tomando conciencia y revelando la dimensión de lo que estaba pasando, de estos días que resultan tristemente inolvidables”, comenzó la charla.

Siendo muy joven y recién recibido, el periodista deportivo conoció al ídolo: “Tuve la fortuna de tener durante algunos años una relación bastante cercana, casi diaria en el ´96, y estuve muy cerca porque era cronista de radio La Red para Boca y conmigo tuvo una relación muy cariñosa y eternamente generosa. Voy a estar agradecido eternamente por la mano profesional que me dio pero también por la calidad humana y de una generosidad extraordinaria, imposible no quererlo, un tipo de primera en todo sentido”, manifestó, y agregó: “Yo tenía 22-23 cuando empezó ese vínculo con Diego jugador, y compartimos algunos momentos ya no profesional. Me abrió las puertas de su casa, él, Claudia, su familia, son una gente maravillosa. Hasta su primer episodio más grave en Punta del Este, desde el ´96 hasta el 2000-2001 teníamos una relación de frecuencia, él tenía cariño por mí y yo lo adoré toda la vida a Diego. No era necesario conocerlo para quererlo porque se dejaba ver con una transparencia absoluta”.

El pergaminense aclaró acerca de los encuentros que mantuvo con el 10: “Alguna vez hemos charlado al aire cuando se había inaugurado una FM en Guerrico y habló un par de veces ahí. Siempre fue en su casa en Buenos Aires, en Cuba o algún cumpleaños en algún bar, ahí vi siempre a Diego”, indicó, y confesó los requisitos a cumplir para ganarse su cariño: “Ser como sos, nada más, porque ante la juventud de los jugadores se rendía y antes los débiles se rendía. Él se sintió toda la vida jugador de fútbol y se sentía en familia con el jugador de fútbol y hasta ayer fue jugador de fútbol. Él tenía locura por los jóvenes, los periodistas jóvenes que recién empezábamos, siempre dispuesto y con los débiles él sentía empatía. Entre el poder y la debilidad eligió siempre la debilidad, más allá de las contradicciones, siempre eligió la debilidad”.

Igualmente, Pacini fue sincero sobre la emoción reinante en las primeras charlas con el astro: “Al principio sí. Cuando tuve el primer contacto con Diego que regresaba a Boca y peleaba los premios del resto de sus compañeros, fue la primera vez que hice una nota para la radio y me temblaban las piernas. Soy recontra frío para trabajar, trato de retirarme lo máximo posible de cualquier intervención emocional, pero con Diego no podía, no pude nunca. Diego fue el que me provocó las máximas emociones en el fútbol y el fútbol es algo importante en mi vida. Los primeros contactos con él me temblaban las piernas y a medida que uno frecuenta, humaniza al superhéroe y se encuentra con cosas de todos los días. Es difícil ser Maradona y convivir con ese personaje público increíble, pero de entrada era muy movilizante. Uno después no lo hace natural, pero lo hace más cotidiano”, tiró.

Fuera de sus actividades, el oriundo de Guerrico fue forjando una relación en la que conoció a fondo al personaje: “No podía bajar de su casa y caminar media cuadra y cuando vivía en Segurola y La Habana quería ir a las 2 de la mañana a caminar, él no podía porque siempre había alguien en la puerta de su edificio. Una vez me contó que uno de sus hermanos vivía en Canadá y había disfrutado de algunos días sin que lo acosaran tanto entre fotografías y autógrafos y se acostumbró a vivir puertas adentro”, explicó, y contó de su sencillez: “Yo fui a la casa de Diego y comíamos milanesas que hacía Claudia, y después nos quedábamos mirando un partido de fútbol y era jugador de fútbol 100 porciento. Le gustaban cosas absolutamente normales y él no podía hacer cosas que el resto de la gente hace cotidianamente, siempre lo que decía era criticado porque siempre había alguna cámara, algún micrófono. Para cualquiera de nosotros sería difícil vivir así una semana y él vivió toda una vida así”.

Más acá en el tiempo, quien hoy trabaja en radio Mitre no se quiso inmiscuir en los motivos del abrupto final de la vida de “Pelusa”: “La verdad que no sé. Hace tiempo que no tenía contacto con él y no sé los componentes del entorno. Siempre ha tenido entornos de gente que lo ayuda, que lo asiste, pero desconozco la última parte de su vida y la última vez que lo vi no me atreví a caminar los 25-30 metros que me separaban de él, porque había mucho tumulto, mucho ruido, en el Kempes con Gimnasia que fue a jugar con Talleres. Lo vi disminuido físicamente porque él jugaba a la pelota y necesitaba salir a caminar o correr y después ya no podía correr y quitarle eso a Maradona debe haber sido bastante duro para él y en estos 60 años que vivió, también hay algo de alivio en este final porque no sé si hubiese soportado una parcial invalidez”, señaló.

A la hora de calificarlo, el comunicador de 46 pirulos no anduvo con chiquitas: “Diego ha sido un Dios del fútbol y no tengo miedo de ser exagerado porque la relación de Diego con la pelota, con la personalidad, la argentinidad, el amor por su país, por su gente, con todo, ha sido un mito viviente, una leyenda y es difícil generar tantas emociones colectivas a un país con tantos altibajos de euforia y depresión tan grande como la Argentina. Diego es el ídolo popular más grande de la historia Argentina. Alguna vez el Che dijo que no hay que endurecerse sin perder la ternura, y eso lo cumplía Diego y nos alumbraba dentro y fuera de la cancha”, aseguró.

Y en el cierre, Fernando se despidió con una anécdota: “Me acuerdo muchas. Hay una que lo pinta de cuerpo entero. En el 2009 cuando el fútbol pasa al Estado y nace Fútbol para Todos, yo trabajaba en Fútbol de Primera y salgo despedido de Torneos en buenos términos y dándonos la mano, y Diego se enteró y ese día suena el teléfono y no reconocía el número y era Diego para decirme que si me habían echado injustamente él dejaba de hablar con Torneos, con Canal 13 y con el Grupo Clarín, y yo le dije ´quédate tranquilo que fue en buenos términos`, pero si era necesario le plantaba la bandera a Torneos y no lo hacía cualquiera y Diego, que era técnico de la Selección, hacía eso que no te podés esperar. Eso era Diego, así era”, culminó.