El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: FEDERAL B > JUVENTUD

Juventud 25/04/201111

El uno por uno celeste

Ya consumado el descenso al Torneo del Interior, La Gloria o Devoto realizó el habitual uno por uno de Juventud en la temporada 2010/11. Todos los integrantes del plantel, sus actuaciones y los números finales de la campaña.

Busso: Por no llegar a tiempo el pase de Portigliatti, comenzó atajando el primer cotejo de la temporada ante La Emilia. Fue debut y despedida, ya que luego el entrenador Zwenger lo rotó con Solmi para integrar el banco dos partidos cada uno. Cobraba por encuentro, y se fue a mitad de torneo por temas laborales. Jugó 1 partido y le marcaron 5 goles.

Aguilar: Un campeonato para el olvido. Fue uno de los pilares que el técnico de Darragueira pidió para conformar la columna vertebral. Sin embargo, lo expulsaron dos veces en las primeras cuatros fechas, y a partir de allí tuvo una relación muy tirante con los hinchas, quienes lo insultaron varias veces. Además estuvo bajo en su nivel, y culminó el certamen viéndolo desde afuera porque lo informaron en la antepenúltima fecha y le dieron dos partidos. Disputó 19 cotejos y marcó 1 gol.

Calomino: Arrancó con un muy buenas actuaciones, siendo el goleador del equipo en los primeros compromisos. Pero luego se fue diluyendo y terminó conformando los puntos más flacos, como toda la defensa. Nunca contó con un compañero de zaga estable, y le costó amoldarse a ello. Jugó los 24 partidos y anotó 5 goles.

Guidi: Fue titular en los primeros cinco encuentros, hasta que Zwenger lo borró, donde hasta varias veces no compuso ni el banco. Cuando Pérez asumió lo ubicó casi siempre de volante central, lugar en el que terminó el campeonato mostrando un gran nivel. Redondeó 15 matchs e hizo 1 gol.

Candia: Estuvo entre los puntos más salientes en las primeras jornadas, pero el entrenador lo fue cambiando constantemente de posición, y  bajó progresivamente su rendimiento. Su exquisita pegada fue fundamental para los envíos aéreos, arma letal en el inicio. Pero a mitad de temporada armó sus valijas y regresó a Defensores de Salto. Estuvo en 12 presentaciones y se convirtió 1 vez.

Duhau: Zwenger le dio la oportunidad de sumar minutos desde el arranque. Pero le pesó la responsabilidad y la inexperiencia se notó. Tampoco se lo bancó mucho, y osciló entre los relevos y los no convocados. Con el arribo del “gallego” Pérez prácticamente no tuvo lugar y se terminó marchando antes de que finalice el campeonato. Jugó 8 partidos.

Movio: Formó un tándem central muy interesante y práctico con Navone. Pero su temperamento para jugar lo hizo estar varias veces al límite. De hecho fue expulsado dos veces en un breve lapso. En la segunda parte de la temporada, las lesiones le permitieron jugar pocos partidos y cuando lo hizo, Pérez lo ubicó de volante derecho, posición que desconocía, y por eso no rindió. Disputó 15 cotejos.

Bontempo: Comenzó de titular en la primera fecha, pero después fue suplente. Cometió una mano en el último minuto ante Juventud de Gualeguychú que significó la igualdad definitiva, y desde ese momento no fue convocado nunca más. Era otro de los que cobraban por partido, y se fue a Sports de Salto al Torneo del Interior. Jugó 3 encuentros.

Ramos: Fue de los últimos en llegar, cuando la pretemporada estaba por concluir, pero la falta de estado la suplió muy bien al tener un físico privilegiado. Fue utilizado en distintas posiciones, y era, junto a Candia, uno de los encargados de las pelotas paradas. En la segunda mitad del certamen, su indisciplina obligó a la dirigencia a separarlo del plantel y se marchó a Argentino, a disputar el Torneo del Interior. Estuvo en 12 cotejos.

Bulgarelli: En el primer semestre del torneo, de lo mejor en un equipo que aspiraba al contragolpe. Se ganó la consideración de todos los rivales a base de desbordes, piques y gambetas, aunque le faltó el gol. En la última parte, el “gallego” Pérez lo rodeó más, en un esquema más ambicioso, pero su nivel fue de mayor a menor, al punto que en una de las últimas fechas perdió el puesto. Contabilizó 23 encuentros y gritó 5 goles. Vio la roja una vez.

Becerra: De los mejores del plantel. Arrancó mal, pero cuando se afianzó demostró que la categoría le quedaba chica. Fue el goleador del equipo y mostró en muchas facetas del campeonato ser un delantero integral. Tuvo una entereza enorme cuando no podía jugar por una lesión en el talón de aquiles, pero se infiltró y salió a la cancha. Jugó 24 encuentros e hizo 11 goles. También falló 2 penales.

Zárate, Lisandro: El “roly” no dejó nunca de ser promesa. Tampoco contó con demasiadas chances. Al principio alternó el banco con Gómez Rojas, y luego, con la ida del “paraguayo” a Argentino de Pergamino, comenzó a tener más oportunidades. Así pudo entrar en un partido emotivo ante Argentinos de 25 de Mayo, y se vistió de héroe al anotar el gol del triunfo sobre el final. El último cotejo lo disputó de titular ante Sportivo Las Parejas, cuando había poco por hacer. Jugó 11 encuentros y metió 1 gol.

Gómez Rojas: Volvió a jugar en estos torneos luego de mucho tiempo. Le puso garra y compitió siempre por un puesto con gran dignidad, pero adelante suyo tuvo a uno de los mejores delanteros de la categoría, como Becerra, y nunca pudo jugar desde el inicio. Igual, aportó para el grupo y fue un ejemplo para los más jóvenes. Se marchó antes de culminar el campeonato a Argentino de Pergamino. Redondeó 8 encuentros.

Solmi: Inició la pretemporada como suplente de Portigliatti, pero antes del debut pasó a ser tercer golero, y el que comenzó el certamen, ante la imposibilidad de atajar del ex Sportivo Belgrano por problemas con su pase, fue Busso. Luego alternaron con este último dos partidos cada uno entre los relevos, hasta que el ex Sports se fue por motivos laborales. Desde ese momento fue el segundo portero, hasta que en el cotejo ante Argentinos de 25 de Mayo ganó la pulseada y se quedó con la titularidad. Pero en el último compromiso volvió a verlo desde afuera. Atajó 3 matchs y le convirtieron 5 tantos.

Peralta: Recuperó el terreno perdido de la temporada anterior yendo al banco en los primeros partidos, hasta que Zwenger borró a Guidi y le dio la oportunidad al juvenil. Y no defraudó. Constituyó con Calomino una defensa segura, y esa regularidad coincidió con la levantada del equipo. Terminó la primera parte del torneo de titular, pero la llegada de Luís Gómez lo condenó al banco y varias veces ni siquiera fue convocado. Después se lesionó y culminó disputando algunos minutos en la última presentación frente a Sportivo Las Parejas. Jugó 9 partidos.

Benítez: Otro de los que Zwenger pidió por su continuidad para constituir su defensa ideal. Sin embargo, las llegadas de Candia y Ramos lo taparon en demasía y en la primera parte del campeonato tuvo escasa participación. El arribo de Rubén Pérez, más las idas de aquellos, hicieron que el zurdo contara con lugar dentro de  los once. Fue lateral izquierdo, y algunas veces mediocampista por el mismo sector. Pero su nivel fue flojo, como el de toda la defensa. Estuvo en 16 presentaciones.

Portigliatti: No pudo debutar en el primer partido frente a La Emilia porque no le llegó el pase a tiempo. Desde la jornada siguiente comenzó a atajar y tuvo grandes actuaciones, donde en varias ocasiones terminó como figura. Fue artífice de atajadas espectaculares y mejores intervenciones. Pero la segunda parte de la temporada no fue igual para él. Tuvo participación en el primer gol del año (Ciampichetti de La Emilia) y a partir de allí se cayó en lo anímico, al punto de que perdió el puesto con Solmi cerca del final del torneo. Disputó 20 partidos y le anotaron 31 goles.

Villalba: La sorpresa. Saltó de la primera local al Argentino B sin escalas. Y no le pesó la presión de jugar semejante torneo. Zwenger lo puso de lateral ante la expulsión de Aguilar, pero luego se adueñó del mediocampo en ese sector, aunque fue una rueda de auxilio, ya que fue también volante por el medio, por la izquierda, y hasta  stopper. Con el “gallego” Pérez empezó afuera, pero su polifuncionalidad lo hizo indispensable. Jugó 22 encuentros, convirtió 1 tanto.

Prado: Ante la imposibilidad del club de traer un enganche, y la preferencia del técnico Víctor Zwenger a jugar con un jugador esas características, lo colocaron ante una oportunidad inmejorable de demostrar tanto talento. Pero su actividad laboral no le permitió entrenar regularmente, y eso prohibió al entrenador y al equipo de contar con sus servicios. Por ese motivo abandonó el plantel y se fue a Provincial a jugar la liga local. Redondeó 2 cotejos.

Navone: Al igual que Portigliatti, una demora en la llegada de su pase evitó el debut junto con el equipo, en la primera fecha. Cuando comenzó a jugar  su rendimiento fue creciendo a medida que aumentaron los minutos en cancha. Mantuvo una regularidad importante en todos los encuentros, al punto que cuando faltó, al celeste le marcaron 9 goles en dos partidos. Jugó 22 cotejos y anotó 2 goles.

Ferrari: Un juvenil promovido por Zwenger, al que le dio algunos minutos frente a El Linqueño en la segunda fecha, pero que luego no fue tenido en cuenta ni para el banco. A mitad de temporada se fue a Argentino de Alfonzo. Disputó 1 partido.

Zárate, Pablo: El “pali” fue otro de los que Zwenger mandó a la cancha sin experiencia, y a pesar de su corta edad (18), dejó una muy grata impresión. Agarró la titularidad en la 10° jornada ante Argentinos de 25 de Mayo y no salió hasta fin de año. A partir de allí, el esquema que quiso emplear Pérez (4-2-3-1) lo marginó, pero estuvo poco afuera, porque después fue casi siempre titular. Completó  18 presentaciones.

Medina: Arribó desde Argentino como un proyecto a futuro, pero la necesidad de encontrar un generador de fútbol, obligaron a Zwenger a mandarlo al campo. Fue volante derecho, cuando su puesto original es delantero o volante ofensivo, y al estar lejos del área no pesó. Su inexperiencia (18 años) le hizo tomar una desición desacertada a mitad de temporada, cuando creyó que no tendría chances en el team del “gallego” Pérez y regresó al albiceleste a disputar el Torneo del Interior.  Jugó 2 encuentros.

Gómez: Fue uno de los refuerzos de mitad de certamen. Llegó desde Alvarado, un equipo que peleaba por ascender, y se encontró con otra realidad. Le costó acoplarse a Calomino, y luego a los que integraron con el “moncho” la zaga, como Guidi y Aguilar. No estuvo bien en lo físico y ese repercutió en su rendimiento individual. Terminó con una mala relación con algunos hinchas, quienes le propinaron insultos. Jugó 10 encuentros.

Tenaglia: Otra de las incorporaciones. El “patito” arribó para compartir el medio con Navone, y permitir al “gallego” Pérez experimentar un esquema ofensivo, con mucha gente arriba. Pero la mala suerte estuvo de su lado, porque en su presentación se quebró el quinto metatarsiano y no jugó por el resto del campeonato. Disputó 1 cotejo.

Fernández: Fue el refuerzo estrella. Aportó clase y categoría en una divisional que no le favorece. Sin embargo, puso su talento al servicio del equipo y junto con Bulgarelli y Becerra formaron un excelente trío, aunque no hubo compensación del medio hacia atrás. Varias veces se sacrificó y fue sobre uno de los costados en el mediocampo, e igual gravitó. Completó 10 partidos y metió 3 goles.

Adorni: Aterrizó en un puesto que ya estaba bien cubierto. Por eso el “gallego” Pérez optó por no desaprovechar su velocidad y despliegue, y armó un sistema con un enganche y tres puntas para que tuviera lugar. Pero poco duró en su posición original, porque fue usado casi siempre como volante izquierdo, y escasas veces desde el arranque. Ante Defensores de Villa Ramallo, por la 20° entró, y a los 7´ salió lesionado. Sufrió la ruptura del ligamento de la sindesmosis y no pudo volver. Encerró 5 matchs.

Neme: Un joven que Rubén Pérez hizo debutar. Es lateral por derecha, pero el “gallego” lo puso como volante frente a El Linqueño. Luego entró en varios partidos, pero se destacó en el penúltimo ante Defensores de Villa Ramallo, en un momento caliente, y demostró mucha personalidad. Es otro de los que tuvo que poner la cara en el último partido. Estuvo en 5 encuentros.

Labatte: Otro de la cantera, con enorme futuro, pero que debió saltar a la cancha por la escasez de volantes. A pesar de su edad (18), puso actitud cuando le tocó jugar. Disputó 1 cotejo.

Martínez: Fue debut y despedida. Nada más cruel para el pibe, que tuvo que poner el pecho a las balas y salió de titular en el último partido del celeste en la categoría. Igualmente, estuvo a la altura de las circunstancias. Jugó 1 encuentro.

Buffe: También ingresó unos minutos en el encuentro de la despedida. No había mucho más para hacer, ni menos para mostrarse. Disputó 1 partido.

Números totales:

Partidos jugados: 24. Ganó 5, empató 7 y perdió 12. Logró el 31 % de los puntos (22).

Con Zwenger: 12. Ganó 3, igualó 4 y cayó en 5. 36 % (13).

Con Pérez: 12. Triunfó en 2, empató 3 y perdió 7. 25% (9).

De Local:

Jugó 12, con 4 victorias, 4 pardas y 4 caídas. Sacó el 44% (16).

Con Zwenger: Disputó 6. Ganó 2, empató 2 y cayó 2. 44% (8).

Con Pérez: Jugó 6. Triunfó 2, igualó 2 y perdió 2. 44% (8).

De Visitante:

Disputó 12, con 1 triunfo, 3 igualdades y 8 caídas. Logró el 17% (6).

Con Zwenger: Jugó 6. Triunfó en 1, empató 2 y perdió 3. 28 % (5).

Con Pérez: Disputó 6. Empató 1 y cayó en 5. 6% (1).


Goles
:

Convirtió 31 y le anotaron 40 (5 a Busso, 30 a Portigliatti y 5 a Solmi).

Goleadores:

Becerra       11 (2 de penal) 35%
Bulgarelli       5 (1 de penal) 16%
Calomino      5 16%
Fernández     3
Navone         2
Guidi             1
Aguilar          1
Villalba          1
Candia          1
Zárate, L.      1

Entre Becerra, Calomino y Bulgarelli convirtieron el 67% de los goles.


Presencias
:

Calomino     24
Becerra       24
Bulgarelli     23
Navone       22
Villalba        22
Portigliatti    20
Aguilar        19
Zárate, P.    18
Benítez        16
Guidi           15
Movio         15


Árbitros
:

Federico Chappel, de Rosario              2 (1 derrota y 1 victoria).

Pablo Fernández Güemil, de Junín        2 (1 derrota y 1 victoria).

Rosarinos: 5. 2 Chappel, y 1 de Baigorria, Sosa y Domínguez.


Expulsados
: 5. 2 a Aguilar, 2 Movio y 1 Bulgarelli.

Del cuerpo técnico: 4. 3 a Rubén Pérez y 1 a Silva.


Penales
: Tuvo 6 a favor: 4 convertidos (2 Becerra, 1 Candia y 1 Bulgarelli) y 2 fallados (Ambos Becerra). También le marcaron 4, todos convertidos.


Peor racha sin triunfos
: 6 sin ganar. Desde la 16° a la 24° (Argentinos, 25 de Mayo, Juventud Unida, Defensores de Villa Ramallo, Sportivo Las Parejas, La Emilia y El Linqueño).

Peor racha de derrotas: 4 consecutivas. Desde la 20° a la 23° (Defensores de Villa Ramallo, Sportivo Las Parejas, La Emilia y El Linqueño).

Mejor racha:   4 sin perder. Desde la 7° a la 10° (Sportivo Las Parejas, La Emilia, El Linqueño y Argentinos de 25 de Mayo).

Mejor racha de local: 4 sin caídas, en la 4°, 7°, 8° y 10° (Juventud Unida de Gualeguychú, Sportivo Las Parejas, La Emilia y Argentinos de 25 de Mayo).

Nunca tuvo triunfos ni empates consecutivos.